La Gente Es Lerda

Parte 2
Memorias de un acomodador de cine.

  • Yo he visto a gente dirigirse toda convencida al ascensor creyendo que es una de las salas. Me pregunto qué pinta tendrán los ascensores y las puertas en su casa.
  • Se acercan a mí y me preguntan, prácticamente temblando, que si pueden ir al baño. Pues mira, no. Ahora te jodes y te quedas sentado hora y media. ¡Pues claro que puedes ir! ¡Que no muerdo!
    En momentos así... me siento más bien un "incomodador".
  • Los padres me piden alzadores para los niños en salas que están en pendiente. O estando sentados en la primera fila.
  • "¿Es esta la sala 7?" - "Sí." - "¿Seguro?"
    No, mire, aparte de que yo trabaje aquí y no me lo sepa, hemos puesto el cartel de la puerta mal a propósito porque somos así de cabrones.
  • "Hola, disculpe, me gustaría pedir una hoja de reclamaciones." - "Muy bien. ¿Por algo en especial?" - "Sí, para quejarme de la gente que entra tarde."
    Sí señor, cómo no. Y desde ahora advertiremos a los espectadores que tenemos contratados para que no vuelva a pasar.
  • "Perdonen señoras, pero la sesión ya ha terminado y tienen que marcharse." - "Sí mira, es que hemos entrado tarde y nos vamos a quedar a la siguiente para ver el principio."
    Anda que no saben, te lo dicen directamente sin pedir permiso, no sea que no se lo den.

Me encanta la gente, parece que sea la primer vez que salen de casa. Y lo saben, si no no dejarían las salas de cine tan sumamente llenas de mierda. Qué bonito es tener a gente limpiando la mierda que vas dejando.

Y para el final, auno memorias de acomodador y memorias propias en la cantina de unos multicines.
  • Me encanta que los padres sean capaces de comprarles a sus hijos que no tienen ni la mitad de los dientes aún, un pozal de palomitas sólo para que se callen. Por supuesto uno a cada niño, no vaya a ser que uno tenga más que otro, o tengan que compartir el mismo pozal.
    Todo esto para qué? Para que la mitad se quede por el camino y la otra mitad no se la coman.
    Bueno, ellos verán cómo educan y lo que se gastan. Por lo menos las palomitas se barren fácil.
  • Pero me queréis decir, qué sentido tiene entrar a una sala oscura a ver una peli (porque sí, es a eso a lo que se va al cine, no a cebarse) con helados, nachos con queso o perritos calientes?
    Merienda en condiciones antes de entrar, o haz acopio de fuerzas e intenta aguantar 2 horas (oh my God!) y te vas a cenar después, redios!
  • Qué bonito es hacerse favores entre padres e irse turnando cada semana para llevar a una docena de chavalines mientras el resto de padres descansa. Hasta aquí maravilloso y altamente recomendable.
    Pero si van dos, para 12 críos, que los controlen, por favor. Que es muy fácil llegar al hall del cine y soltarlos para que corran y se desfoguen. Hasta que se caen y se parten la crisma, o hasta que molestan a la gente y tiran stands.
    Y ay de aquella trabajadora del bar que se atreva a llamarles la atención, porque acto seguido sufrirá la ira de los padres. "Usted quién coño se ha creído para decirle nada a mi hijo?!!!"
Desde aquí aconsejo o bien condones, o bien correas (para sujetarlos, no me malinterpretéis). O quedarse en casa y jugar a algo en familia.
Pero con tablero y fichas de verdad, no con la PSP.


PD: Si estando en un cine os mandan callar o engullir más bajito, saludad, seré yo =)

Comentarios

Zape ha dicho que…
te has olvidado además de la gente que contesta al teléfono movil en el cine...

a esos sí que habría que ponerles una hoja de reclamaciones pero grapada en la frente.

Saludos desde Se-busca, ya veo que nos has puesto como enlace, así que en breves momentos te pondremos.

Un saludo.

SE-BUSCA team

Entradas populares de este blog

Pin-Up Style: Origins

Pin-Up Style: The Beggining