miércoles, 17 de diciembre de 2008

Christmas Time Is Here Again

En fin, ya se respira la Navidad en las calles. Y el estrés.

Este viernes empiezo las vacaciones, y espero que me cundan, porque a la vuelta tengo tooodos mis examencillos esperándome con los brazos abiertos.

Esta noche llegan mis bárbaritos del norte (mis tíos & primos de Finlandia) así que la casa estará animada. Con lo cual tendré que ausentarme bastante a menudo si quiero estudiar en condiciones.

Siempre nos proponemos todos los universitarios, el estudiar o aprovechar el tiempo durante las Navidades. Pero en mi caso, o me aíslo de la familia, o apenas puedo hacer nada.

El día 24 es Nochebuena, hay que cenar. Y para eso hay que hacer la cena.
El día 25 es Navidad, hay que comer. Y puede que tomar café.
El día 27 es el cumpleaños de mi primo, hay que comer. Y el de mi tía, hay que tomar café.
El día 31 es Nochevieja, hay que cenar.
El día 1 es Año Nuevo, hay que dormir la mona.
El día 3 es el cumple de mi señor esposo. Algo habrá que hacer.
El día 4 es el cumpleaños de mi abuelo, hay que comer. Y puede que tomar café.
El día 5 es el cumpleaños de mi tía, hay que comer.
El día 6 es Reyes, hay que... jugar?

Y el día 8 a clase otra vez.
¿Véis, cómo me cunden las fiestas?


viernes, 28 de noviembre de 2008

Una Pausa Para La Publicidad

Me ha gustado el diseño de este anuncio:



=



(O casi cualquier clip de la película)

+



+



+



+



(Allá por el minuto 8 y pico)



Es mi humilde opinión.

Acepto más sugerencias, of course =)

miércoles, 26 de noviembre de 2008

La Gente Es Lerda

Parte 3
Y Cuanto Más Acelero... Más Calentito Me Pongo...

Volviendo hoy de dar clase me he topado con cierto individuo. Estando parados en un semáforo en rojo, al buen chaval le ha pasado una moto por delante a meros centímetros.
Ni corto ni perezoso el chaval en cuestión, al ver que el motorista le ha vuelto la cabeza en señal de reproche, se ha despojado de sus auriculares y todo ofendido ha soltado una retahíla de insultos seguida de un par de amenazas hacia el motero.

A ver, primero, si estás como tres pasos metido en la calzada, es normal que los coches te pasen cerca. Segundo, sé que es fácil echarle la culpa a los que van sobre ruedas, pero cálmate, baja de tu peana, y date cuenta de que esta vez, ha sido culpa tuya.

Pero ni reflexión, ni media, tras su digno discursito, ha enfilado el paso de peatones y lo ha cruzado (en rojo todavía, of course).

Lo primero que me ha molestado es la prepotencia de la gente, que como los coches y motos van más deprisa parece que sólo sea culpa suya. Entre los cuatro gilipollas prepotentes que habrá como este, y la mayoría de abuelos y abuelas que se creen los amos del mundo y cruzan cuando y por donde quieren... me extraña que no haya más accidentes urbanos.

Y segundo, el cómo se ha puesto el chaval. Ni medio normal me ha parecido semejante reacción, que le ha faltado bien poco para arrancarle el casco a ostias al pobre hombre.
A ver chaval, vale que te hayas asustado al verte con una moto en los morros, pero piensa en frío y quéjate si quieres, pero admite que parte de la culpa (por no decir toda) es tuya.
Y si ese estado de irascibilidad a flor de piel es tu estado natural, apúntate a Body Balance, o cada día antes de salir de casa, te metes un rato al baño, y la testosterona te la dejas en casa.

Porque es muy varonil ser así de echao p'alante, pero el día que en vez 3 pasos, des 4 o 5, se te llevarán por delante. Y aún entonces te quejarás.



P.D.: Sé que al final le pega un insulto bien sonoro que finiquite la frase, pero los ha gastado todos nuestro buen amigo.


sábado, 15 de noviembre de 2008

Dejad que los Niños se Acerquen a Mi.

Heme aquí, once again, tras medio año de ausencia bloggera.

Pasado el Erasmus, estoy ya metida de lleno en el que espero sea mi último curso de carrera.
Voy compaginando los 72 créditos que me faltan (ole mis cojones, después de 6 años), con un pseudo-curro en una academia. Aparte de dos particulares, tengo un maravilloso grupo de 12 caníbales de 5 años que no hay por dónde cogerlos.

El primer día, después de un par de rondas de "What's your name?" me pregunta uno "Oye" (porque me llaman oye) "Oye, a Rajoy por qué no le nombramos?". Y yo conteniéndome para mis adentros porque no era cuestión de ponerse política. "Pues porque no está en esta clase. El día que venga le diremos 'what's your name?', y nos dirá 'My name ish Mariano'."

Y al rato el mismo chavalín, que se había quedado todo privado con mi camiseta rosa de Darth Vader, me pregunta sin venir a cuento "Oye, a tí por qué te gusta Star Wars si eres chica. A las chicas no les gusta y a las madres menos". En lo de las madres no quise entrar, pero yo defendí mis derechos de friky-fémina. "Porque es de peleas" fue la respuesta. Ya crecerán.

Tras 4 semanitas tratando de domarles sin éxito, he llegado a la conclusión de que sólo funcionan cuando faltan mínimo, 4 niños, ya sea porque falten ellos o porque les tenga que echar de clase yo.


Y bueno, la vida sigue, con el stress encima de que en febrero me voy a tener que examinar de 6 asignaturas. Lo cual implica, apuntes y dossieres aparte, haberme leído unas 15 novelas. Y hecho eso, seguir con el 2º cuatrimestre.

I love my life.


Cancioncita:



Me ponga cuarto y mitad de acentazo Glasgowiense, gracias.

domingo, 26 de octubre de 2008

La Gente Es Lerda

Parte 2
Memorias de un acomodador de cine.

  • Yo he visto a gente dirigirse toda convencida al ascensor creyendo que es una de las salas. Me pregunto qué pinta tendrán los ascensores y las puertas en su casa.
  • Se acercan a mí y me preguntan, prácticamente temblando, que si pueden ir al baño. Pues mira, no. Ahora te jodes y te quedas sentado hora y media. ¡Pues claro que puedes ir! ¡Que no muerdo!
    En momentos así... me siento más bien un "incomodador".
  • Los padres me piden alzadores para los niños en salas que están en pendiente. O estando sentados en la primera fila.
  • "¿Es esta la sala 7?" - "Sí." - "¿Seguro?"
    No, mire, aparte de que yo trabaje aquí y no me lo sepa, hemos puesto el cartel de la puerta mal a propósito porque somos así de cabrones.
  • "Hola, disculpe, me gustaría pedir una hoja de reclamaciones." - "Muy bien. ¿Por algo en especial?" - "Sí, para quejarme de la gente que entra tarde."
    Sí señor, cómo no. Y desde ahora advertiremos a los espectadores que tenemos contratados para que no vuelva a pasar.
  • "Perdonen señoras, pero la sesión ya ha terminado y tienen que marcharse." - "Sí mira, es que hemos entrado tarde y nos vamos a quedar a la siguiente para ver el principio."
    Anda que no saben, te lo dicen directamente sin pedir permiso, no sea que no se lo den.

Me encanta la gente, parece que sea la primer vez que salen de casa. Y lo saben, si no no dejarían las salas de cine tan sumamente llenas de mierda. Qué bonito es tener a gente limpiando la mierda que vas dejando.

Y para el final, auno memorias de acomodador y memorias propias en la cantina de unos multicines.
  • Me encanta que los padres sean capaces de comprarles a sus hijos que no tienen ni la mitad de los dientes aún, un pozal de palomitas sólo para que se callen. Por supuesto uno a cada niño, no vaya a ser que uno tenga más que otro, o tengan que compartir el mismo pozal.
    Todo esto para qué? Para que la mitad se quede por el camino y la otra mitad no se la coman.
    Bueno, ellos verán cómo educan y lo que se gastan. Por lo menos las palomitas se barren fácil.
  • Pero me queréis decir, qué sentido tiene entrar a una sala oscura a ver una peli (porque sí, es a eso a lo que se va al cine, no a cebarse) con helados, nachos con queso o perritos calientes?
    Merienda en condiciones antes de entrar, o haz acopio de fuerzas e intenta aguantar 2 horas (oh my God!) y te vas a cenar después, redios!
  • Qué bonito es hacerse favores entre padres e irse turnando cada semana para llevar a una docena de chavalines mientras el resto de padres descansa. Hasta aquí maravilloso y altamente recomendable.
    Pero si van dos, para 12 críos, que los controlen, por favor. Que es muy fácil llegar al hall del cine y soltarlos para que corran y se desfoguen. Hasta que se caen y se parten la crisma, o hasta que molestan a la gente y tiran stands.
    Y ay de aquella trabajadora del bar que se atreva a llamarles la atención, porque acto seguido sufrirá la ira de los padres. "Usted quién coño se ha creído para decirle nada a mi hijo?!!!"
Desde aquí aconsejo o bien condones, o bien correas (para sujetarlos, no me malinterpretéis). O quedarse en casa y jugar a algo en familia.
Pero con tablero y fichas de verdad, no con la PSP.


PD: Si estando en un cine os mandan callar o engullir más bajito, saludad, seré yo =)

sábado, 25 de octubre de 2008

You Can't Stop the Beat

Esta semana, seguramente empujada por el aburrimiento de estar constipada, y puede que por la medicación, he decidido ver las dos primeras películas de High School Musical. ¿Por qué? os preguntaréis. Ni yo misma lo sé, pero seguramente fue simplemente porque me apetecía. Que ver pelis buenas siempre está muy bien, pero hay que ver bodrios de vez en cuando para mantener la objetividad y poder comparar.

Yo, como amante del género musical, estoy encantada de que se haya decidido resucitar. Las maneras ya... son discutibles. Como su propio nombre indica, es un musical de instituto. Y de Disney. Con lo cual va a ser ñoño, moralista y "casa Pepe" a más no poder. Pero vende.

Estas películas (como tantas otras) no son más que refritos de cosas que ya se han hecho, pero recicladas para jovencitos. Coged una idea como por ejemplo convencer a alguien de que bailar no es tan difícil como parece:



Y ponedle nenes monos, deporte americano y movimientos más modernos:




O intentos de demostrar hombría haciendo pas de bouree:



Pero poned sólo a un chico para que no haya malentendidos, y vestidlo de negro para que parezca más malote:




Por poner un par de ejemplos.


Eso sí, todo empapadito, of course, de la ética Disney. Que en dos películas en las que aparecen 2 o 3 parejas de 17 años, no se ve ni medio arrumaco, y cada vez que los protas (sólo) se van a besar aparecen los amigos o se encienden los aspersores. Hasta el final, que sí se besan como podemos apreciar si miramos con lupa el extreme long shot al cual cambia la cámara un segundo antes de que se rocen.

No vaya a ser que la juventud americana coja malas costumbres y se quieran en vez de dispararse. Les debió de salir el tiro por la culata cuando Zac Efron hizo Hairspray y se iba morreando por los platós de televisión con Nikki Blonsky mientras hacían promoción.
Pero para sanear ese error tenemos a los Jonas Brothers y su anillo de la pureza.


Aprecio el intento de revival, y está claro que funciona, porque sabemos que Disney va a base de caras bonitas y polifacéticas (actúan, cantan, bailan...), y saben muy bien que van a revolucionar millones de hormonas y como consecuencia a vender todo el merchandising que quieran, y más.
Pero quiero creer que con ese poco de azúcar, la píldora pasa mejor. Que parte de la juventud de hoy, tendrá las mismas fantasías que una servidora tuvo en su día. Que en cualquier momento podamos romper a bailar y cantar perfectamente sincronizados aunque no nos conozcamos de nada.


Aunque me conformo con que a través de estos musicales, lleguen a ver otros. Aunque sólo sea Hairspray. Y quién sabe... a lo mejor resulta que acaban pensando que el musical es un género tan válido como otro cualquiera.




PD: De regalo un video, disfrutad a John Travolta ;)

domingo, 28 de septiembre de 2008

La la-la la la, Warm it up.

En la última clase que tuve de Basic English estando de Erasmus, nos dijeron que ya contábamos con todo lo necesario para poder comentar cualquier tipo de texto. Y para ejemplificarlo, nos dieron un trozo de la canción "Milkshake" de Kelis.

*NOTA*: Los apuntes fueron tomados en Inglés, me disculpen las incongruencias traductóreas.

My milkshake brings all the boys to the yard
And their like, 'It's better than yours'
Damn right, it's better than yours
I can teach you, but I have to charge

Verso libre: No tiene un número de sílabas regular, sino que se basa en el patrón de acentuación. Este patrón es predominantemente "anapaético", es decir, consta de grupos de 3 sílabas en las que el acento recae sobre la última.

Patrón de sonido:
  • Aliteración: brings, boys, better. Todas en sílabas acentuadas.
  • Rima asonante: damn right / they're like.
Presencia de pronombres: My (narrador), they're, yours.
A quién va dirigido ese 'you'? Seguramente a otra chica, que aparentemente no tiene un 'milkshake' tan bueno como el de la voz narradora.

They're like: Aqui 'to be like' no es un verbo cuotativo (Ej: They're like children - Son como niños), pero funciona como uno.

Paralelismo gramatical: it's better than yours --> pron. aux. verbo ppal. - pron. aux. v ppal.

Uno de los aspectos a comentar sobre este fragmento, es el posible significado de 'milkshake'. Para lo cual adjunto el enlace que se nos proporcionó en la hoja del texto.

http://www.urbandictionary.com/define.php?term=milkshake

Luego allá cada cual con lo que le cuadre mejor.


Como habréis apreciado, es un análisis muy abreviado, pero os hacéis una idea de que con las bases adecuadas, se puede analizar tanto la forma como el contenido, de cualquier texto.



PD: Cosas del destino, abro el Youtube para pegaros el video y me pone como recomendación esto. A veces internet me da miedo.




Y sintiéndolo os quedáis con ese, porque Sony no deja insertar videos.

miércoles, 10 de septiembre de 2008

La Gente Es Lerda

Tras meses sin escribir, me dispongo a expresar un poco de rabia contenida. Porque en un blog, como instrumento de expresión personal, no puede faltar la denuncia social.
Y yo tengo mucho de eso dentro.
Conociéndome, esto se podría convertir en una serie.

Parte 1
Todos los carteles que contiene la palabra GRATIS producen un estado de profunda y total estupidez.

Esto lo sabemos todos, y más concretamente los que hayan estado trabajando en la Expo en algún pabellón donde se regalen cosas.
Puedes dar gorras, pañuelos, bolsos y camisetas... que siempre se vendrá la gente a quejar de por qué no tienes más tallas.
O puedes haber entregado 8.000 pañuelos durante la mañana, que siempre habrá una señora que al verse con su gorra en la mano, pondrá el grito en el cielo porque ella quiere un pañuelo. Que sabe que hay, porque los ha visto puestos por ahí.

Pero el caso que me ocupa hoy es otro.

Mi madre trabaja en una tienda y la última semana se ha visto sometida a un estado de estrés agudo debido a que le han encasquetado la atribución y reparto de unas entradas.
Dichas entradas son gratis, como se puede ver en los tropocientos carteles publicitarios, las cuñas de la radio, etc.
¿Qué significa esto? Que la gente acude en masa sin importarle para qué son las entradas.

También existe la variante de la gente que ha recibido una invitación por correo, y que por no leerse la carta entera, no llama para confirmar y se cree con puesto asegurado.

***Notas aclaratorias para entender esta entrada***
El concierto trata sobre el homenaje que hace la comunidad autónoma X a la comunidad autónoma Y, que es donde vivimos.

Cuando te toca lidiar con la masa enfervorecida (véase, bajo el efecto de la palabra GRATIS), te encuentras con afirmaciones tales como:
  • Llamo para reservar entradas. ¿Puedo reservar 12?
  • ¿Están agotadas? Pues vaya vergüenza de organización.
  • ¡Pero es que yo soy de la comunidad X!
  • Pues los enchufados seguro que tendrán.
  • Y este señor por qué tiene y yo no?
A todo esto sólo te dan ganas de contestarle cosas tipo:
  • Sí, claro. ¿Les fletamos un bus también o algo?
  • Están agotadas porque ustedes los jubilados son unos buitres que se creen con derecho a todo.
  • Me parece muy bien, pero aparte de que eso no tenga nada que ver, el concierto es aquí y en homenaje a la gente de aquí.
  • Pues ojalá estuviera usted enchufada ahora mismo, porque le echaría un jarro de agua encima, a ver si así del garrampazo se le aclaraban las ideas de una vez.
  • Porque este señor vino a reservar entradas hace más de un mes.
Lo peor de estos casos, es que por mucho que se lo expliques y se lo vuelvas a explicar, la gente se va a casa indignada siguiendo creyendo que tienen la razón.




PD: Podría despotricar de muchas más cosas, pero ya tendría que dar detalles y nombres, y no quiero.




viernes, 28 de marzo de 2008

King Kong, ese gran desconocido

Aprovechando que mi hermano ha estado aquí hace poco, hablemos de algo que fue poco menos que una obsesión en sus años más tiernos.

Sí señores, porque yo aprendí swahili de tanto ver King Kong (1933). Cada día o si no, no comía.

Hace unos días me entraron ganas de volver a ver la reciente versión de Peter Jackson, la cual me encantó. No diré que es perfecta, porque le sobra una media hora de paja selvática (bichos raros mayormente), pero deja buen sabor de boca a aquellos que llevamos la versión de Cooper grabada en la memoria.

Para nosotros es de ese tipo de películas que, al menos al principio, no se pueden ver de manera objetiva. Primero por lo que ya he mencionado, y segundo por que la dirige Peter Jackson. Y hemos de reconocer que somos una familia de frikis muy unida. Lo cual no le quita mérito a PJ, desde Braindead hasta El Señor de los Anillos, rezuma talento por todos sus poros.

Hubo muchos que se sorprendieron de que este nuevo King Kong no se pareciera en nada al "original". Eso pasa cuando piensas que el King Kong original es el de 1976. Otro ejemplo de la interacción entre mi vida y las cosas que me rodean: para mi, King Kong significa mi hermano (Guillermo), y la versión de 1976 fue dirigida por John Guillermin.

La versión setentera no es nada del otro mundo (sin desmerecer el desnudo de Jessica Lange, of course), pero ayuda a la evolución de la ideología. En 1933, el gorila gigante era un monstruo, que por mucho que le moviera el amor, tenía que ser destruído. En 1976, hay una visión más ecológica y super Jeff Bridges con sus melenas y sus barbas intenta salvarlo. Y en 2005, es el nacimiento de una relación preciosa entre Ann Darrow y el monico.








Esta comparación no es más que una invitación a que veáis, no sólo la versión de 1933 (y la de 2005 si no la habéis visto ya), si no a que veáis diferentes versiones de una misma obra, remakes de películas, libros teatro y película, y todas las combinaciones que se os ocurran.
Porque en la variedad está el gusto, y malas o buenas, las diferentes lecturas de un mismo texto siempre aportan algo.

Y porque si no, se pierden detalles como que Jack Black en su papel de Carl Denham quiera contratar a Fay Wray para su película, que no pueda porque está haciendo una peli con Cooper.
Y por supuesto la puesta en escena de la tribu aborigen en el teatro, una vez de vuelta en New York, que soy incapaz de enco trar en Youtube, pero que es exactamente así (sólo que en un teatro):





Para terminar un cometario, si os fijáis en la primera foto que he puesto, jamás le encontré lógica, primero por la proporción gorila-chica-edificios, y segundo porque ni la chica ni King Kong son así en la película.

sábado, 8 de marzo de 2008

The Art of Walking

De un tiempo a esta parte me asombra lo que las cosas a mi alrededor se relacionan entre sí. La música que escucho con los temas de clase, hasta el punto de ir oyendo una canción por la calle de camino a un examen y que una de las preguntas tenga que ver con esa canción... Cosas así.

Seguramente la mitad de la historia me la monto yo, pero ahí está, viva mi capacidad intertextual.

Hoy en clase por ejemplo, hemos hablado de "El Arte de Andar" como un tema literario. De cómo un entorno cambiante influye en un individuo, ya sea andando, en coche, etc.
También influye la "banda sonora". La música en el coche, la que lleves en el mp3... hacen que el vagar (meandering, una de las palabras más graciosas que me he encontrado) se parezca a una película. La experiencia cambia.

Y justo ayer vi un capítulo de "Cómo Conocí a Vuestra Madre", serie que me encanta por cierto, que trataba sobre el coche de Marshall. El coche, cuando estaba a punto de llegar a los 10.000 kilómetros, moría, y era una colección de flashbacks con los recuerdos que cada personaje tenía con ese coche, un Fiero.
Todos los recuerdos tenían algo en común, la música, la cinta que se había quedado atascada hacía dos años, "I'm Gonna Be (500 Miles)" de The Proclaimers.
Para que veáis a qué coincidencias me refiero, por ejemplo, The Proclaimers son escoceses de pro, hasta cantan con acento.

(Los clips no son nada del otro mundo, pero ya que tenemos Youtube, usémoslo)





No tengo ninguna conclusión al respecto, es viernes y acabo de entregar un trabajo, así que mis neuronas necesitan un respiro. Pero lo dejo ahí abierto.
Y éste de regalo.




PD: Para ilustrar esto, nos han puesto una canción de Jonathan Richman (para los que sepáis quién es), "Roadrunner".




viernes, 7 de marzo de 2008

Looking Back...

Hola amiguitos,
Tras larga espera vuelvo a contaros qué es de mi vida.
Y desde Octubre la verdad es que meses han pasado, pero para eso tenéis los álbumes de fotos.

El Erasmus va bien, realmente no hago más que quejarme de que no salgo, pero es que no salgo porque no quiero. Todo el mundo dice que los amigos que hizo en el Erasmus son para toda la vida, yo aún no tengo de eso, pero no sufro.
Yo quería compañeras de piso autóctonas, y las tengo. No hacemos mucha vida común, pero es lo que hay, hay gente que se cambia de piso porque no soporta a sus compañeros, yo no puedo quejarme.
Cuando salgo, hablo, que es lo que más me importa, y me gusta conocer gente nueva. Pero muchos son gente que en circunstancias normales, no serían amigos míos. Te llevas bien, te diviertes, pero nada más allá.
La gente española, bueno, bien, siempre tendremos ese vínculo, pero yo no he venido a Glasgow para hablar español.

Las fiestas están bien, pero somos siempre la misma gente haciendo lo mismo, y para alguien a quien no le gusta beber, las opciones se reducen bastante .
Los miércoles, día de salir para nosotros, los International Students, pues bien también, pero ir siempre al mismo sitio, por muy barato que sea... Y más para alguien a la que la música que suene le condiciona todo lo demás.

Quiero ir a los clubs del centro, quiero ir a conciertos, quiero ver Escocia. Pero también quiero que mi familia pueda comer y esas cosas.

Así visto suena a que todo me saque de quicio, pero no lo es. Es verdad que llevo una vida muy recluida, pero es que en este país la primavera empieza más tarde, y mientras tanto el clima no acompaña. Y si hay ánimo pues te plantas una gorra (porque no, cuando hace viento el paraguas no sirve) y tira millas.
El primer trimestre no paré quieta, vi la ciudad y conocí a gente.

Hoy he terminado otra tanda de essays, así que de momento tiempo libre tengo. El próximo domingo viene mi familia a verme, así que sera una semanita de ver ciudad, hacer fotos, vídeos, y demostrarme a mí misma cuánto sé de esta ciudad.

Está claro que las cosas nunca son como las planeas, pero eso no quiere decir que sean malas. No todo el mundo tiene el mismo carácter, y sobretodo, yo no tengo 19 años como todo el resto del mundo.
La idea estaba clara, iba a ir a Glasgow, cuna de la música y la cultura, hogar de Franz Ferdinand, Belle & Sebastian, Billy Boyd, Ray Park (este va por mi hermano) y tantos otros. Y una ciudad llena de escoceses con su pelo rojo y su acento adorable, y considerando la sequía que solía sufrir una servidora, este iba a ser mi año de redención.
Pero ni te encuentras cantantes y actores por la calle, ni te echas al cuello de todo lo que tenga gaita (al menos yo). Entre otras cosas porque a veces el destino tiene mejores planes que tú, y 3 meses (y más también) antes de irte de Erasmus surgen cosas que van llenando todos los vacíos que quedaban (sin bromitas gente, que sabéis que yo soy la primera que lo piensa xD).
Tengo gente en casa, gente a la que quiero muchísimo, a cada uno de una manera.
Y me gusta este país, me gusta la lluvia y la nieve. Me gusta el acento. Me gustan las patatas. Me gusta disfrutar las clases.

Nunca se me dio bien hacer nuevos amigos. Soy más de compartir mis nuevas experiencias con la gente que ya conozco y aprecio. Así que gente, diponéis de mi moqueta hasta Junio, y de mis blogs y fotos siempre que queráis.