Entradas

Mostrando entradas de junio, 2005

Joé qué Caló

Odio el calor, lo odio. Nunca lograré entender a la gente q prefiere el verano, es horrible. Ya puedes estar desnudo que sigues sudando como un cerdo. Ay pero por suerte me queda poco de aguantar porque en 3 días me voy de este pueblo... a Londres.
Ays, qué ganas porque creo que soy de las pocas estudiantes de filología inglesa que no ha estado nunca, pero vamos que eso da igual. Me voy y vale, qué bien.

Qué mezcla tan extraña de ilusión y miedo, xq me voy para todo el verano y necesito un trabajo. Y si ya me dan pánico las entrevistas en español (gracias a los putos frutos secos el rincón, especialmente), pos en inglés más. Y además no he trabajado nunca, ains.

Pero en fin, que valor y al toro. Todo sea x salir de aquí y por ir a Londres. Yuhuuuu.

Los Pájaros

Imagen
Por fin hemos descubierto por qué tenemos la terraza invadida de palomas. Es que era salir y ver la barandilla llena de palomas ahí mirándote, y las espantabas y ni se inmutaban, jo qué miedo.
Aunque si las vecinas les echan de comer no me extraña. Pero es que hoy limpiando aparece una cáscara de huevo, apartamos las cosas y ahí está toda pincha en una maceta, y así apartando vemos a los dos pollicos debajo.

Y qué hago? Los dejo? Porque no los voy a matar, pero tampoco quiero que mi terraza se convierta en el anidadero oficial, jo. Voy a tener que hacer como la Hierbas, tirar a la paloma por el patio.

Abre los Ojos (ouch!)

Ay! Que no veo . Si sq tenía que ser ahora justamente. Que también he tardao demasiado en ir al médico, oye nosotras tmb tenemos nuestro lado masculino, qué pasa. Pero jo, primero me dicen que tengo una reacción típica de conjuntivitis pero luego me mandan pa casa diciéndome que no tengo nada. Sí, no tengo nada señor doctor, pero después de las gotas y el manoseo de ojos con luz directa incluida, man dejao cieguica perdida.

Mis ojitos! *snif*. Va a ser el stress, va a ser el stress. Entre los exámanes y las holidays londoneras ... En fins. Me haré manzanillicas y me las pondré en los ojos, como cuando volvía de la piscina en plan sapo.